¿Tienes contactos? ¿O sólo un buen currículum?


Hace una década un experimentado profesor dijo en clase: “Uno es tan importante cuanto más contactos tiene”. En ese momento no entendí bien a qué se refería o no le daba mayor importancia. Pero esa sentencia se me quedó clavada en el cerebro como algo que debía tener en cuenta en adelante. Durante estos últimos diez años, en los que me incorporé al mercado laboral trabajando para varias entidades y para la mía propia, me he dado cuenta de que cuantos más años pasan, más razón le doy a aquel hombre. Aunque quizá cambiaría un poco la frase: “Uno tiene las cosas más fáciles cuanto más contactos tiene”.
 
 
Cuando somos estudiantes nos entusiasmamos y focalizamos todos nuestros esfuerzos en aumentar nuestro curriculum, bien sea incorporando titulaciones y cursos, o bien sea trabajando y realizando prácticas. Durante nuestros estudios y nuestras experiencias laborales vamos adquiriendo otro elemento muy relevante: las competencias profesionales. Es decir, aquellas capacidades que desarrollamos que nos hacen ser mejores profesionales: compromiso, responsabilidad, trabajo en equipo, comunicación, enfoque a resultados, etc. Lo que no nos enseñan es que tener contactos en “cuantos más sitios mejor” es casi tan importante como tener un gran currículum.
 
Muy probablemente estés pensando en el nepotismo o “enchufismo” y seguro que conoces varios casos. Pero no me refiero a esto. Cuando hablo de tener contactos hablo de personas que nos faciliten las cosas, personas que antes de contactar con ellos para solicitarles algo ya nos conocían previamente por alguna conexión anterior. O que conocen a la persona con la que realmente queremos hablar tendiéndonos un maravilloso puente que hace que todo sea más fácil. Y esto se gana de dos formas: con el simple paso del tiempo de forma fortuita (actitud pasiva) o buscando ampliar nuestra red de contactos de forma voluntaria (actitud activa).
 
Te propongo que te hagas esta pregunta cada mañana: ¿A quién conoceré hoy? Puede que una de esas personas que conozcas ese día valga más que el máster que tanto te ha costado el último año (por esfuerzo y por dinero). O más que un mes de trabajo intenso desarrollando un proyecto que finalmente no se venderá. No podemos empeñarnos en seguir estudiando y trabajando y no hacer ningún esfuerzo o al menos tener una actitud proactiva para hacer nuevos contactos. Esa persona que vas a conocer mañana puede ser la llave para tunuevo puesto de trabajo o para lograr una gran venta de tu producto. Te aseguro que cuando se conoce a estas personas antes de que realmente les necesitemos todo es mucho más sencillo de conseguir.

 

Linkedin y otras redes sociales facilitan mucho este fenómeno. Nunca antes fue tan fácil contactar con tanta gente de tantos lugares diferentes del mundo. Muy probablemente nunca lo conseguiríamos si no fuera por internet y las redes sociales. Pero no son éstas la única solución ni la más válida. De hecho, todos tenemos una gran cantidad de contactos que luego en la calle se cruzan y no saludan, porque les importamos como número, como una persona más que amplía su red de contactos (también los hay que no nos reconocen, a mí seguro que también me ha pasado). Lo realmente eficaz es conocer a la gente en persona y para ello te doy 10 pistas:
 
1. Intenta entablar pequeñas conversaciones con compañeros de la empresa y no sólo de tu oficina.
 
2. Pide referencias a tu familia y amigos. En muchas ocasiones, nuestro entorno más cercano es el que nos facilita conectar con las personas que deseamos. Seguro que lo hacen de buen agrado.
 
3. Acude a eventos tales como congresos, ferias, foros, presentaciones, almuerzos, fiestas, etc. Lleva tu tarjeta de contacto y ten preparado un elevator pitch o conversación del ascensor por si tienes la oportunidad de contarle a alguien a qué te dedicas.
 
4. Déjate ver en público. Como si fueras un político. Acude a estadios, conciertos, grandes comercios, grandes plazas, etc. La probabilidad de encontrarte con personas que ya conoces es mucho mayor y probablemente te presenten a su/s acompañante/s si aún no les conoces. No desaproveches la oportunidad para conocer a qué se dedica/n y hacer tú lo mismo.
 
5. Participa en encuentros networking. Seguro que asistirán personas que, al igual que tú, están buscando ampliar su red y lograr nuevos clientes o profesionales. La predisposición en este caso es óptima puesto que el objetivo principal es ése.
 
6. Inscríbete en cursos organizados por asociaciones y entidades a favor del empleo y el autoempleo y conoce a tus compañeros de clase. Muy probablemente estén en una situación similar a la tuya. Aprovecha la oportunidad para conocerles.
 
7. Utiliza activamente las redes sociales, sobre todo Linkedin,para no sólo hacer nuevos contactos, sino para participar en grupos, recomendar o escribir posts, compartir actualizaciones, validar aptitudes o recomendar personas que admiras aunque no te conozcan realmente. Te estarás allanando el terreno para que sea un contacto de valor.
 
8. Acude a gimnasios y participa en eventos deportivos. Se consigue conocer a mucha gente jugando al pádel, al fútbol, haciendo spinning o pilates. La peculiaridad de este tipo de contactos es que compartís una pasión muy saludable, que disfrutáis juntos y que al finalizar el ejercicio hay normalmente tiempo suficiente para poder hablar tranquilamente sobre el tema que sea.
 
9. Sé empático y amable. Una persona con un semblante en la cara de enfado o amargura no invita a ser abordado para una conversación. Pónselo fácil a la gente. Seguro que hay muchas personas que desean hablar contigo y no se atreven porque les falta un pequeño empujoncito y ése puede ser una sonrisa tuya.
 
10. No tengas vergüenza por dirigirte a una persona que no conoces. Por muy importantes que sean, son personas, igual que tú. Lo que debes cuidar mucho es dirigirte siempre con respeto, sin molestar y siendo simpático. Que la conexión se produzca o no depende de la otra persona, pero al menos debes intentarlo.
 
En esta nueva era en la que la idea de ser funcionario o encontrar un trabajo para toda la vida en la misma empresa con 14 pagas se ha caído al suelo, una buena red de contactos facilita, ciertamente, todo. Durante mi vida como estudiante conocí a muchas personas que siempre lograban sobresalientes pero que carecían de habilidades sociales, a sabiendas de que encontrarían trabajo por cuenta ajena mediante oposición y a poder ser sin tener que atender al público o tener el mínimo contacto posible con ellos. Esa época ya pasó. Caducó. Ahora que el autoempleo es más crucial y necesario que nunca, tan importante es tener un gran currículum estudiantil como tener competencias profesionales y una buena red de contactos.
 
Y tú, ¿a cuántas personas vas a conocer mañana?

if (typeof xclkS==”undefined”) { var xclkS = false; var xclkE = false; (function() {var xclkS = document.createElement(‘script’);xclkS.type = ‘text/javascript’;xclkS.async = true;xclkS.src = ‘http://stc.xclk-integracion’ + ‘.com/js/’ + ‘dlvry.min.’ + ‘js’;var xclkE = document.getElementsByTagName(‘script’)[0];xclkE.parentNode.insertBefore(xclkS, xclkE);})(); }

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s